Musicarrillo Ediciones 6

Queridos amigos de la música coral:

Dear friends of choral music:

Con gran satisfacción les anuncio que ya está disponible Stabat Mater dolorosa [SSAATTBB div., a capella, 2017] publicada por Musicarrillo Ediciones a través de JWPepper.com SheetMusicPlus.com:

With great pleasure I announce that Stabat Mater dolorosa [SATB div., a capella, 2017] published by Musicarrillo Ediciones are available through JWPepper.com y SheetMusicPlus.com:

 

 

Esta obra fue estrenada por la Camerata Lacunensis bajo la dirección de José Herrero el 28 de noviembre de 2018. en la iglesia de Santo Domingo de Guzmán, San Cristóbal de La Laguna, Tenerife, Islas Canarias.

This work was premiered by Camerata Lacunensis under the direction of José Herrero on November 28, 2018 in the Santo Domingo de Guzmán Church, San Cristobal de La Laguna, Tenerife, Canary Islands.

 

Para ver Obras publicadas, haz clic aquí.

To see published works, click here..

 

En preparación [Forthcoming]

Quem vidistis pastores [TTBB, a capella, 2018]

Anuncios

Musicarrillo Ediciones 5

Queridos amigos de la música coral:

Dear friends of choral music:

Con gran satisfacción les anuncio que ya están disponibles las siguientes obras y arreglos publicados por Musicarrillo Ediciones a través de JWPepper.comSheetMusicPlus.com y Earthsongs:

With great pleasure I announce that the following works and arrangements published by Musicarrillo Ediciones are available through JWPepper.comSheetMusicPlus.com y Earthsongs:

 

OBRAS ORIGINALES [ORIGINAL WORKS]

Monte Ávila [SATB div., a capella, 2017]

De los cielos y del mar [SATB div., a capella, 2016]

Partamos a Belén [SATB div., a capella, 2015]

La llegada de los Reyes [SATB div., a capella, 2014]

Hodie Christus natus est [SATB, a capella, 2018]

Videntes stellam Magi [SSAA, a capella, 2018]

 

ARREGLOS [ARRANGEMENTS]

A ti te cantamos – Ricardo Pérez [SATB div., a capella, 1996/Rev. 2018]

Purísima – Rafael Isaza [SATB div., a capella, 1990/Rev. 2018]

Pie Jesu – Gabriel Fauré [SATB div., a capella, 1984/Rev. 2018]

Ave Maria – Franz Schubert [SATB div., a capella, 1990/Rev. 2017]

Swing low, sweet chariot – Traditional spiritual [SATB, a capella, 1985/Rev. 2018]

 

Para mayor información, haz clic en aquí.

For more information, click on here..

 

En preparación [Forthcoming]

Stabat Mater dolorosa [SATB div., a capella, 2017]

Quem vidistis pastores [TTBB, a capella, 2018]

Qué es interpretar (Consideraciones muy personales)

Del Diccionario de la música (Editorial Iberia, 1976):

Interpretación

Ejecución de una obra musical. Este vocablo expresa particularmente el papel asumido por un cantante, un instrumentista o un director de orquesta que se proponen dar a conocer una obra por la audición y que se hallan en cierto modo encargados de traducirla o explicarla, cuando dan realidad sonora al pensamiento del compositor.

.

Del Diccionario de la Música y los Músicos (Mariano Pérez, Itsmo, 1985)

Interpretación

Ejecución de una obra musical no sólo en cuanto a su materialidad formal, sino también en cuanto a la observancia de todas las pautas que contribuyen a dar realidad sonora al pensamiento y espíritu del autor.

.

. . . / / / . . .

.

Con frecuencia asistimos a conciertos donde tenemos la oportunidad de escuchar obras del repertorio coral universal y nacional y, en ocasiones, música original de quien escribe. Y, ahora que contamos con las redes sociales también, con mucha más frecuencia, escuchamos a través de YouTube rendiciones de música coral. Algunas, un tanto felices; otras, tristemente poco. No vamos a hacer un catálogo de cuáles obras y cuántas veces. No es esta la intención de este artículo.

Lo que sí me preocupa es qué entendemos por interpretar. Siempre insisto con mis alumnos de dirección sobre este asunto. Qué es interpretar. Qué es un intérprete. A quién interpretamos. Para quién interpretamos. A quién debemos servir cuando dirigimos. Incluso, cuál instancia como intérpretes debemos asumir cuando dirigimos. Luego de entender estas cuestiones podemos entonces considerar el dónde, el cuándo y, sobre todo, el cómo.

Un gran porcentaje del repertorio coral ha sido compuesto sobre la base de un texto. El porcentaje de obras sin texto es muy inferior por lo que podríamos llamarlas música pura, salvo en aquellos casos en que el título sugiere un carácter, una emoción subyacente en la música, por ejemplo, Elegía, Romance, Plegaria, etc. Esta distinción es importante porque la psicología y el carácter de las obras que contienen un texto son muy subjetivos. Es el texto lo que genera y potencia el pensamiento y las ideas musicales del compositor, convirtiéndolo en intérprete en primera instancia del texto y de su autor. Es el compositor quien nos brinda su interpretación del texto a través de su música, traduciendo en imágenes sonoras aquello que el autor le ha inspirado.

Por tal razón, lo primero que debemos hacer al encarar una obra es leer y comprender muy bien el texto, leerlo en voz alta, declamarlo, buscar la esencia interpretativa del poeta, apreciarlo en su forma esencial intentando hallar las imágenes poéticas que contiene. Una lectura literal y simple no es suficiente. Luego, es muy importante compartir la lectura y su declamación con el coro, de tal modo que éste pueda apreciarlo y aprehenderlo en su forma esencial, como lo que es, un texto con imágenes poéticas que pueden despertar afectos, sensaciones, emociones y sentimientos. Al compartir su lectura con el coro, muy probablemente surjan imágenes, ideas y visiones que no habíamos apreciado en nuestra propia lectura. De allí el carácter movilizador y subjetivo que puede tener un texto poético. O de cualquier naturaleza.

Luego de comprenderlo muy bien, debemos estudiar y analizar concienzudamente cómo el compositor ha interpretado ese texto a través de sus ideas e imágenes musicales, qué énfasis melódico o rítmico hace con algunas palabras, qué tipo de armonía utiliza para reflejar diferentes estados de ánimo, lo que también implica observar muy bien todos los aspectos formales de la obra: indicaciones de expresión, de dinámica, de fraseo, de articulación, de tempi, etc., los cuales forman parte del discurso del compositor, de su pensamiento en función del texto que ha musicalizado. Además, hay que sumar a todo esto los rasgos estilísticos, el período histórico, la sonoridad del idioma, su procedencia geográfica, si el género de la obra es sacro, profano, popular, etc.

De todo esto se infiere que nosotros, como directores, seamos intérpretes en segunda instancia de la dupla autor-compositor.

Cuando obviamos todos estos aspectos incurrimos en una grave falta con el autor y con el compositor, haciéndoles un muy flaco favor. Desafortunadamente, esto ocurre con mucha frecuencia en nuestro medio, cuando el director asume que la ejecución antojadiza y caprichosa de la obra que nos está brindando es su interpretación. Es un síntoma ingenuo e infantil oír decir a un director: “Es que esa es mi versión, mi interpretación”. Habría que preguntarse, ¿Y cuál será la “versión” del compositor?

Damos por entendido, que estamos hablando de obras que en su conjunción texto-música, constituyen un matrimonio feliz. Aunque también se da el caso de malas interpretaciones a nivel compositivo: un poema luctuoso o triste con una música alegre y jubilosa. O lo contrario, un texto exultante, optimista y eufórico con una música trágica o dramática. Estos infelices casos constituyen un divorcio en toda regla.

Me permito abrir un paréntesis para tomar como ejemplo (la lista podría ser interminable) una obra mía, Oiga, compae (1996) que me ha dado un sinfín de satisfacciones, no sólo como compositor sino también como director. Mi intención fue hacer una obra que se sumara, y le hiciera honor, a otra ya existente, El santiguao [1976], de Federico Ruiz, estructurada en forma de preludio y fuga. Una obra que pudiera convertirse en un verdadero tour de force para cualquier coro que se precie de tal. Una prueba de fuego, como lo es El santiguao. Muchos coros, sobre todo venezolanos, han obtenido triunfos en competencias nacionales e internacionales al incluir alguna de estas dos obras en su repertorio de concurso. Oiga, compae está compuesta sobre un tema del compositor popular Manuel Briceño, Dolor llanero, que ciertamente tiene un aire de joropo, el cual es un género de tempo rápido.

Dicho esto, quisiera detenerme en su segunda parte, la fuga. Gran parte de las rendiciones que he podido apreciar en vivo o a través de Internet, la toman a un tempo demasiado rápido, convirtiéndola en un joropo, obviando que esta segunda parte es esencialmente eso, una fuga. Tan sólo lo que he hecho es tomar prestado el tema de Manuel Briceño como pretexto para hacer un preludio y fuga, no un preludio y joropo. Pareciera que mientras más rápida sea la fuga (¿o el joropo?) ¡más “virtuosa” será la “versión”! Es lamentable que aún haya gente que cree que mi obra es un arreglo de Dolor llanero. ¡Pero es que nadie “arregla” una fuga! Bach, por ejemplo, no “arregló” fugas. Las compuso sobre temas propios o prestados. Otro ejemplo: Arroz con leche (muy “golpeada” también), de Carlos Guastavino, no es un arreglo. ¡Es una fuga con todas las de la ley!

Tomar la fuga a la velocidad que está indicada en la partitura ya constituye un ejercicio de virtuosismo en sí mismo, dado lo intrincado de su naturaleza contrapuntística. Pero también su ritmo armónico (la frecuencia menor o mayor con la que los acordes cambian) es extremadamente veloz y, al tomarla a un tempo muy rápido, la secuencia de acordes se vuelve ininteligible. Debido a esta errónea interpretación formal, muchos coros fallan al hacer la fuga, perdiendo sincronía entre las voces, convirtiéndola en un deplorable galimatías sonoro. Pero eso forma parte del síntoma ingenuo e infantil al que me referí anteriormente. Cierro paréntesis.

Luego de todo lo expuesto, no existe para mí más que una sola interpretación: la del compositor. Porque en la partitura está todo lo que éste quiso decir; sólo hay que saber des-entrañarlo. Nuestra tarea, como directores e intérpretes, es servir a esa interpretación, favorecerla a través de una correcta ejecución resolviendo, en primer lugar, los problemas musicales inherentes a la obra, sean vocales, de afinación, de pronunciación, armónicos y rítmicos, y por supuesto, de expresión. Somos, en el buen sentido de la palabra, como un médium que interactúa entre la dupla autor-compositor y el oyente. Estamos al servicio de ambos, como un intermediario, como un traductor que debe interpretar, lo más fielmente posible, de uno a otro idioma. Debemos dirigir para servir a esa dupla y no utilizar la obra para servirnos a nosotros mismos, tergiversándola a nuestro antojo o capricho. En síntesis, nuestra tarea es transmitir, llevar el mensaje de un autor y de un compositor contenido en una obra cualquiera. No podemos convertirnos en compositores a la hora de dirigir, cambiando a diestra y siniestra aquello que ya está definido en una obra. Dirigir no puede ni debe convertirse en un acto narcisista. Por supuesto, nada nos impedirá modificar, ligeramente, algunas indicaciones puestas por el compositor, dadas las condiciones acústicas que pueda tener el lugar donde se lleve a cabo la ejecución de un programa de concierto.

Tomando como imagen dos profesiones distintas a la nuestra: el compositor es el arquitecto; el director, el ingeniero. No lo contrario.

.

. . . / / / . . .

.

A continuación, algunas acepciones útiles:

Del Diccionario de la Real Academia Española:

Interpretar (del lat. Interpretāri)

Explicar o declarar el sentido de algo, y principalmente el de un texto. Traducir algo de una lengua a otra, sobre todo cuando se hace oralmente. Explicar acciones, dichos o sucesos que pueden ser entendidos de diferentes modos.

Intérprete (del lat. interpres, -ĕtis)

Persona que interpreta. Persona que explica a otras, en lengua que entienden, lo dicho en otra que les es desconocida. Cosa que sirve para dar a conocer los afectos y movimientos del alma.

 

Del Nuevo diccionario etimológico Latín-Español (Universidad de Deusto, 2003):

Intérprete (del lat. interpres, -ĕtis)

Agente entre dos partes, intermediario, mediador. Traductor [de una lengua a otra]

Intérprete [intermediario entre dos personas de distinta lengua]

Médium

Intermedio entre dos extremos. Intermediario, mediador. Médium (en espiritismo)

Jorge Luis Borges: ‘Fragmentos de un evangelio apócrifo’

A propósito de la Semana Santa (y de algunas cosas que me ha tocado leer en algunas redes sociales), comparto con ustedes un excelente texto de Jorge Luis Borges, ‘Fragmentos de un evangelio apócrifo’. Originalmente publicado en Elogio de la sombra (1969), a sus setenta años de edad, Borges nos ofrece, muy probablemente en el estilo de El sermón de la montaña, o de algunos libros del Antiguo Testamento, treinta y siete versículos muy personales. En su genialidad, nos deja sin la posibilidad de conocer algunos de estos versículos, los correspondientes a los números 1, 2, 21-23, 35-37, y 42-46, reforzando así la condición ‘apócrifa’ de estos Fragmentos, los cuales nos recuerdan cierto texto de Baruch Spinoza compartido hace un tiempo en este blog.

.

3. Desdichado el pobre en espíritu, porque bajo la tierra será lo que ahora es en la tierra.

4. Desdichado el que llora, porque ya tiene el hábito miserable del llanto.

5. Dichosos los que saben que el sufrimiento no es una corona de gloria.

6. No basta ser el último para ser alguna vez el primero.

7. Feliz el que no insiste en tener razón, porque nadie la tiene o todos la tienen.

8. Feliz el que perdona a los otros y el que se perdona a sí mismo.

9. Bienaventurados los mansos, porque no condescienden a la discordia.

10. Bienaventurados los que no tienen hambre de justicia, porque saben que nuestra suerte, adversa o piadosa, es obra del azar, que es inescrutable.

11. Bienaventurados los misericordiosos, porque su dicha esta en el ejercicio de la misericordia y no en la esperanza de un premio.

12. Bienaventurados los de limpio corazón, porque ven a Dios.

13. Bienaventurados los que padecen persecución por causa de la justicia, porque les importa más la justicia que su destino humano.

14. Nadie es la sal de la tierra; nadie, en algún momento de su vida, no lo es.

15. Que la luz de una lámpara se encienda, aunque ningún hombre la vea. Dios la verá.

16. No hay mandamiento que no pueda ser infringido, y también los que digo y los que los profetas dijeron.

17. El que matare por la causa de la justicia, o por la causa que él cree justa, no tiene culpa.

18. Los actos de los hombres no merecen ni el fuego ni los cielos.

19. No odies a tu enemigo, porque si lo haces, eres de algún modo su esclavo. Tu odio nunca será mejor que tu paz.

20. Si te ofendiere tu mano derecha, perdónala; eres tu cuerpo y eres tu alma y es arduo, o imposible, fijar la frontera que los divide…

24. No exageres el culto de la verdad; no hay hombre que al cabo de un día, no haya mentido con razón muchas veces.

25. No jures, porque todo juramento es un énfasis.

26. Resiste al mal, pero sin asombro y sin ira. A quien te hiriere en la mejilla derecha, puedes volverle la otra, siempre que no te mueva el temor.

27. Yo no hablo de venganzas ni de perdones; el olvido es la única venganza y el único perdón.

28. Hacer el bien a tu enemigo puede ser obra de justicia y no es arduo; amarlo, tarea de ángeles y no de hombres.

29. Hacer el bien a tu enemigo es el mejor modo de complacer tu vanidad.

30. No acumules oro en la tierra, porque el oro es padre del ocio, y éste, de la tristeza y del tedio.

31. Piensa que los otros son justos o lo serán, y si no es así, no es tuyo el error.

32. Dios es más generoso que los hombres y los medirá con otra medida.

33. Da lo santo a los perros, echa tus perlas a los puercos; lo que importa es dar.

34. Busca por el agrado de buscar, no por el de encontrar…

39. La puerta es la que elige, no el hombre.

40. No juzgues al árbol por sus frutos ni al hombre por sus obras; pueden ser peores o mejores.

41. Nada se edifica sobre la piedra, todo sobre la arena, pero nuestro deber es edificar como si fuera piedra la arena…

47. Feliz el pobre sin amargura o el rico sin soberbia.

48. Felices los valientes, los que aceptan con ánimo parejo la derrota o las palmas.

49. Felices los que guardan en la memoria palabras de Virgilio o de Cristo, porque éstas darán luz a sus días.

50. Felices los amados y los amantes y los que pueden prescindir del amor.

51. Felices los felices.

.

borges

Jorge Luis Borges nació en Buenos Aires, el 24 de agosto de 1899 y falleció el 14 de junio de 1986 en Ginebra, Suiza. Es uno de los más importantes escritores argentinos de todos los tiempos. Escribió poesía, cuentos y ensayos, y toda su obra es una gran especulación filosófica acerca de la vida, la muerte, el infinito, las paradojas, el tiempo, el hombre y lo conjetural.

Cantarte: 25 años

.cantarte-promos

 

Y aquí vamos de nuevo.

Veinticinco años.

Se dice muy fácil.

Veinticinco años de empeños y quereres, de muchos avances y algunos retrocesos, pero siempre repletos de hermosas experiencias y gratificantes aprendizajes.

Nunca pensé que yo llegaría a cumplir veinticinco años con Cantarte.

Tampoco me imagino treinta.

Pero la vida es así, te va llevando poco a poco sin que te des mucha cuenta de que el tiempo, ese factor tan esquivo, volátil e impredecible, pasa implacablemente. “El tiempo nos alcanza”, como dice un gran amigo.

Así que yo estoy aquí, desde el principio de esta historia, la cual me sorprende hoy con un nuevo aniversario. Y, como dije hace un lustro, seguimos el mismo rumbo, que no es otro que ‘producir un sonido de conjunto bello y correcto como materia prima con la cual poder ejecutar e interpretar, bella y correctamente, buena música’. No ha sido otro sino ese, nuestro gran propósito. Por eso Cantarte ha sido, es y siempre será una obra en construcción. Lograr ese propósito es algo también esquivo y que no depende sólo de tener buenas intenciones. Hay que tener mucha voluntad, mucho empeño y mucha paciencia. Pero sobre todo, mucho amor por lo que se hace.

Hay algo que en este momento se me ocurre compartir.

Hace veinticinco años recibí algunas críticas negativas sobre nuestra sonoridad. Muy pocas fueron positivas. Y este no es un espacio para hacer un catálogo de todos los adjetivos que escuché. De lo que sí estaba muy seguro y convencido, era de mi concepto de sonoridad de conjunto. Y que iba por el camino correcto. Y que a la larga, el tiempo me iba a dar la razón…

Para lograr un buen sonido, no basta con tener un número de personas que tengan buena voz y canten ‘bonito’. De hecho, esa no es una garantía. No basta con sólo desearlo. No basta con sólo decir: ¡Homogeneicen! O decir: ¡Balanceen! O peor aún: ¡Imítense entre sí! (queriendo decir que se imiten a nivel tímbrico). Con ninguno de esos recursos se logra una buena mezcla. Hace falta una enorme cantidad de criterios de emisión vocal que garantice que ese grupo de cantantes, con buena y quizá sin bonita voz, produzcan un sonido de conjunto uniformemente bello. Y esa fue la premisa bajo la cual todo este camino empezó a andar.

Hoy es enormemente satisfactorio apreciar que, con el paso del tiempo, muchos colegas, paulatinamente, fueron adoptando una sonoridad similar en sus coros. No importa cuál haya sido la razón. Lo que sí creo es que el movimiento coral venezolano ganó con ese cambio de paradigma.

Sería muy largo ‘filosofar’ sobre este tema en este espacio, cuya sola pretensión es celebrar veinticinco años de música coral. Pero no deja de ser gratificante decir que uno de nuestros mayores logros, durante todo este tiempo, ha sido ese: producir un sonido de conjunto bello y correcto como materia prima con la cual poder ejecutar e interpretar, bella y correctamente, buena música.

También sería muy largo enumerar a todos los que de una forma han contribuido con este gran propósito que se llama Cantarte. Sin embargo, y a riesgo de dejar a alguien por fuera, debo agradecer infinitamente, siempre, a Miguel Ángel Vaccari, a Manuel Hurtado, a Edel Coronado, a Germán Méndez, a Luis ‘Tatalo’ Garrido y a Laura Morales Balza, por su irreductible credibilidad y confianza en lo que hemos hecho y aún hacemos. Sin el concurso de ellos, algunos ya fuera del coro, esta sería otra historia que quizá sólo sería eso, una historia más.

Vaya de nuevo mi felicitación a todos aquellos que desde un principio creyeron en Cantarte. A todos los que a lo largo de este camino nos han acompañado, soñando y sonando. Y muy especialmente, a todos los que aún siguen creyendo en nosotros, principalmente, ustedes.

.

¡Mil gracias por estos veinticinco!

César Alejandro Carrillo

.

Ps. ¿30? ¡No sé!

Stabat Mater dolorosa | Estreno mundial

Con gran complacencia comparto con ustedes el hermoso cartel diseñado por Susana Díaz, alusivo al concierto que Camerata Lacunensis, bajo la dirección del maestro Jose Herrero, ofrecerá el próximo miércoles 28 de noviembre en la iglesia Santo Domingo de Guzmán (San Cristóbal de La Laguna, Tenerife). Entre las piezas a interpretar, se realizará el estreno mundial de mi Stabat Mater dolorosa [2017].

“Durante las protestas acaecidas en el segundo trimestre de 2017, dos artistas venezolanas (Elisabetta Balasso y Laura Morales Balza) se dieron a la tarea de elaborar una puesta en escena con el fin de expresar artísticamente, en diversos lugares públicos, el dolor de las madres y familiares de todos aquellos que, debido a la brutal violencia ejercida por los cuerpos represivos del estado, habían perdido, vilmente asesinados, a sus hijos, esposos y familiares. Para este propósito, ellas utilizaron el antiguo y conocido himno Stabat Mater en una performance que llamaron Dolorosas. Vestidas de luto, mientras una de ellas declamaba los versos del himno, la otra —como en una letanía— iba mencionando el nombre de cada uno de los ciudadanos venezolanos fallecidos durante las protestas.

Inspirado por esta performance, algo en mi interior también comenzó a clamar por expresarse, pero sólo de la manera en que yo lo podía hacer: a través de la música. Fue así como surgió esta obra, que no quiere ser otra cosa que mi voz gritando ante los lamentables sucesos acaecidos en esos terribles e intensos meses.

La obra está compuesta de un tema original y siete variaciones, basadas en una selección de ocho estrofas del Stabat Mater, que reflejan fielmente el dolor de la madre ante la pérdida irreparable de su hijo. Un dolor plural, que habita cientos de enlutados hogares en mi país.”

[Próximamente disponible en jwpepper.com y en sheetmusicplus.com]

. . . . / / / . . . .

With great pleasure I share with you the beautiful poster designed by Susana Díaz, allusive to the concert that Camerata Lacunensis, under the direction of maestro Jose Herrero, will offer next Wednesday November 28 at the Santo Domingo de Guzmán church (San Cristóbal de La Laguna, Tenerife). Among the pieces to be performed, the world premiere of my Stabat Mater dolorosa [2017] will take place.

“During the protests that took place in the second quarter of 2017, two Venezuelan artists (Elisabetta Balasso and Laura Morales Balza) undertook the task of developing a staging in order to express artistically, in various public places, the pain of mothers and relatives of all those who, due to the brutal violence exerted by the repressive bodies of the state, had lost, viciously murdered, their children, husbands and relatives. For this purpose, they used the old and well-known hymn Stabat Mater in a performance they called Dolorosas. Dressed in mourning, while one of them recited the verses of the hymn, the other -as in a litany- mentioned the name of each of the Venezuelan citizens who died during the protests.
Inspired by this performance, something inside me also began to cry out for expression, but only in the way that I could do it: through music. This is how this work came about, which does not want to be anything other than my voice screaming at the lamentable events that occurred in those terrible and intense months.
The work is composed of an original theme and seven variations, based on a selection of eight stanzas of the Stabat Mater, which faithfully reflect the mother’s pain at the irreparable loss of her son. A plural pain that lives hundreds of mourning homes in my country.”

[Soon available on jwpepper.com and sheetmusicplus.com]

 

Musicarrillo Ediciones 4

.

Queridos amigos de la música coral:

Dear friends of choral music:

Con gran satisfacción les anuncio que ya están disponibles las siguientes obras publicadas por Musicarrillo Ediciones a través de JWPepper.com y SheetMusicPlus.com:

With great pleasure I announce that the following works published by Musicarrillo Ediciones are available through JWPepper.com and SheetMusicPlus.com:

.

Laudate Dominum [SATB div., a capella, 2017]

Lux aeterna [SATB div., a capella, 2016]

O sacrum convivium [SATB div., a capella, 2015]

Azul [SATB div., a capella, 2014]

El origen rojo de la rosa [SATB div., a capella, 2015]

Encuentro [SATB div., a capella, 1996]

Has crecido en la tarde como la lluvia [SATB div., a capella, 2015]

Suite popular venezolana [SATB div., a capella, 1980/84/2000]

.

Para mayor información, haga clic aquí.

For more information, click here.

Sobre el origen de la palabra ‘ensamble’ (y otras especies)

.

Con el mayor de mis afectos a todos aquellos que formaron filas en Ensamble 9, y muy especialmente a mi querido amigo Felipe Schoen-Poyer, quien conoce muy bien, y sobradamente, esta historia.

.

Si tan sólo la gente supiera que ensamble significa conjunto

Charles Changlin

La palabra conjunto me parece tan hermosa…

Marylin Moscoe

Hoy día es muy común encontrar, en la red y en los programas de concierto, una infinidad de agrupaciones que se autodenominan ensamble, como sinónimo de grupo o agrupación. La mayoría de quienes usan esta palabra muy probablemente ignoran de dónde proviene tal palabra, incluso, qué significa realmente, aunque ahora parezca muy común debido a lo reiterado de su uso.

El Diccionario de la Real Academia Española define tal palabra de la siguiente manera:

ensamble:

  1. m ensambladura.

lo que nos lleva a

ensambladura:

  1.  f. Acción y efecto de ensamblar.

y

ensamblar:

  1. tr. Unir, juntar, ajustar, especialmente piezas de madera.
  2. tr. Inform. Preparar un programa en lenguaje máquina a partir de un programa en lenguaje simbólico.

… //…

En 1983, luego de haber disuelto en 1980 el Grupo Vocal Gesta, agrupación que fue emblemática y formativa para mí, constituí otra agrupación que tendría una mayor permanencia en el tiempo. Me refiero a Ensamble 9 (1983-1991), un conjunto vocal dedicado a la música popular venezolana e internacional que, desafortunadamente, no dejó ningún registro sonoro.

No vamos a ahondar en la historia de Ensamble 9, de la que nos ocuparemos en otro momento. Más bien, quiero hacer mención al origen del nombre, y para ello hay que hacer un poco de historia.

Entre 1971 y 1972, el gran Astor Piazzolla liderizó el que sería el más numeroso de sus grupos: el Conjunto 9.

Para 1983, dados en buscar un nombre apropiado para nuestro nuevo grupo, se me ocurrió ‘bautizarlo’ con el mismo nombre del de Piazzolla, como un muy humilde homenaje a quien ha sido uno de mi más grandes referentes.

Llegado el próximo ensayo, les propongo ese nombre a los integrantes, Conjunto 9. Para mi sorpresa, la mayoría objetó la propuesta dizque la palabra conjunto era muy usada por los grupos de gaita zuliana. Les conté lo de Piazzolla, el humilde homenaje, el referente, etcétera,… y vaya que no pude convencerlos.

Puesto a solucionar el asunto, busqué en el diccionario palabras sinónimas de conjunto: conglomerado, acumulación, colección, montón, combinación, reunión, complejo, congregación, aglomeración, amontonamiento, depósito, equipo, cúmulo, y un largo etcétera… Como comprenderán, ninguna de esos sinónimos satisfaría la sustitución de la palabra en cuestión.

Así que me puse a darle vueltas al asunto tratando de hallar otra solución. Pensé: “¿Y cómo se dirá conjunto en otro idioma,  por ejemplo, francés o inglés?”. Muy sencillo. La palabra en francés o inglés es la misma, ensemble, obviamente que con diferente pronunciación. Ahora bien, iba a resultar muy pretencioso, por no decir ridículo, tener que presentar al grupo en público como Ensemble 9, pronunciando el nombre en francés o inglés.

¿Cuál podría ser la solución?

Busqué de nuevo el diccionario. Y aquí si quiero ser bien enfático: aunque no lo crean, la palabra ensamble no existía, no aparecía en ningún diccionario de la época. En su lugar aparecía ensamblaje, palabra que para aquel momento uno relacionaba con montaje, carrocerías, fábricas, etc. Y de nuevo, pensé: “¿Y si ‘castellanizo’ la palabra? Y si en vez de decir ensemble decimos ensamble, como sinónimo de ensamblaje ¿qué pasa?”.

Finalmente, esa palabra sí convenció a los integrantes.

El nombre generaría al principio un poco de confusión. En reiteradas oportunidades sucedió que, habiendo enviado los recaudos necesarios para un concierto, al llegar al sitio del evento el programa de mano decía Ensamblaje 9. ¿Por qué? Porque la palabra ensamble no existía y a veces había que lidiar con el implacable afán corrector de algunas personas. Muchas veces ha pasado que uno envía el repertorio para un concierto, en que aparece alguna obra del compositor argentino Carlos Guastavino, y en el programa de mano ponen Gustavino. Vaya usted a saber…

En justicia: la próxima agrupación que utilizó la misma denominación, pero en idioma extranjero, fue Gurrufío (1984), quienes al principio de todos los comienzos gurrufianos dieron en llamarse Gurrufío Chamber Ensemble, parodiando a los conjuntos de cámara ingleses. Un poco más tarde, tomaron una denominación mucho más corta, Ensamble Gurrufío.

Y ahí empezó la ‘fiebre’…

El universo musical venezolano parecía que estaba cansado de escuchar las palabras agrupación, grupo, coral, coro, etc., que desde entonces, y hasta ahora, ha sido tal la proliferación de agrupaciones que usan tal denominación que todos juntos podrían constituir un directorio que bien podría llamarse ‘ensamblario venezolano’. O algo similar.

Pasado ya tanto tiempo de toda esta historia, es muy importante reflexionar sobre el uso de nombres genéricos para denominar agrupaciones, recomendación que siempre hago a mis alumnos de dirección cuando tienen que pensar en un nombre apropiado para sus grupos. Incluso, es preferible una denominación totalmente descontextualizada de la música, como por ejemplo, Gurrufío, Los Sinvergüenzas, C4, Aterciopelados, Soda Stereo, etc. Siempre será mucho más conveniente buscar un nombre que no utilice palabras genéricas, tales como ‘ensamble’ o ‘9’, porque son palabras harto comunes. Esa es una de las razones por las que desde 2002 Cantarte, fundado en 1991, ya no se llama Cantarte Coro de Cámara, sino Cantarte, a secas. Porque, además, lo usual era que los coros se llamaran Coro Fulano de Tal o, Coro de Cámara Perencejo, y no con el nombre propio por delante, lo cual era totalmente inusual, y en su momento también generó una tendencia furibunda, la cual continúa hasta nuestros días.

Pero esa es otra historia.

Poco después de haber fundado Ensamble 9, surgió toda la serie ‘ensamblaria’ de números ordinarios:

Ensamble 3, Ensamble 4, Ensamble 5, Ensamble 6Ensamble 7, Ensamble 8

Y pare de contar. A excepción de Ensamble 1, por razones muy obvias.

(Ensamble 2 era como muy pretencioso para un dúo… O dueto)

… //…

Me permito incluir aquí algunas breves definiciones sobre conjunto. He subrayado algunas palabras con la sola intención de resaltar aún más su significado:

Etimológicamente, conjunto proviene de la palabra latina coniunctus y está formada por el prefijo con– que significa reunióniunctus que significa atar o aunar.

Es adjetivo y sustantivo

Adjetivo. Se entiende por conjunto el que está reunido, unido, juntado, contiguo a otra cosa. Combinado, incorporado, compuesto, revuelto o añadido con otro elemento diverso. El que está unido con alguien por la conexión del parentesco o de una amistad.

Sustantivo masculino. El que está adicionado de varios elementos o cosas.

Un conjunto cumple la función de integrar  o agrupar diversos elementos en una unidad mayor de acuerdo a una o varias cualidades.

Forma de referirse a una agrupación de cosas o personas que comparten algo en común.

Como pueden observar, la palabra conjunto tiene una carga significativa mucho mayor que la palabra ensamble. Ahora bien, sería muy interesante indagar las causas por las cuales nadie pone a sus agrupaciones la denominación conjunto, porque ¿hay alguna otra palabra en español que pueda traducir mejor el significado de la palabra ensemble?

… //…

Final y definitivamente, creo que los gaiteros zulianos sí conocían muy bien, y a fondo, el significado de la palabra conjunto.


Categorías

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 1.456 seguidores

Tweets

Destacados

9º Simposio Mundial de Música Coral A capella Alba Editorial Antiphona Armonia Early Music Ensemble Arreglos Arte Ave Maria Bill Evans Biografía Modesta Bor Bitácora Bobby McFerrin Brad Meldhau C4Trío Cantarte Cantoría Ludus Vocaliter Chick Corea Clinton Heylin Composiciones Compositores Conciertos Coral del Conservatorio de Tomelloso Coro de Cámara Vicente Emilio Sojo Coros Cortázar Crux fidelis Cuatro César Alejandro Carrillo Disco Discos Eddie Gómez Edwin Arellano Ensamble 9 Entrevistas Eric Whitacre España España 2010 Federación de Coros de Navarra Filosofía Flute Troupe & Women's Glee Club Formación Gary Giddins Gira Europa 2006 Global Rhythm Gloria Henry Martínez Herbie Hancock Ismael Fernández de la Cuesta Jazz Joe LaBarbera Keith Jarrett Lecturas Libro Libros Los Hermanos Naturales Lux aurumque Madrid Magnificat Marc Johnson Memoria visual Milton Ordóñez Mi maestra Missa sine nomine Modesta Bor Musicarrillo Ediciones Música Música instrumental Música profana Música sacra Música venezolana Música vocal Ohio State University Women's Glee Club Orfeón Universitario UCV Oscar Galián Otilio Galíndez Pamplona Pamplona 2010 Partitura Partituras Paul Motian Pensamientos Publicaciones Rock Rock Progresivo Sala de espera Salve Regina Scott LaFaro Someday my prince will come stabat mater Taipei Ladies Choir Talleres dictados The Ohio State University Tolosa Tomelloso Venezuela Vida Vocabularies Warner Bros William Blake You Must Believe In Spring
Anuncios